¿Vivir o no en el exilio? ¿Tomar la decisión de dejar tu tierra en busca de mejores oportunidades? Preguntas que diariamente me hago junto a mis seres queridos, reflexiones que cada día toman un matiz diferente dependiendo de las circunstancias, el estado de ánimo y del espíritu. Me abruman las razones para irme, pero también para quedarme… Sólo me queda el arte como opción para verter mis inquietudes y transformarlas. Por esa razón, nació este tema musical que recoge mi experimentación con la música clásica y su fusión con el rock. Para el video he querido retratar de manera simbólica lo que emerge de mí ante la inminente posibilidad de exilio que se hace cada vez más presente en mi futuro.